¡Disponible sólo en Internet!

Mate, fular de seda salvaje y algodón

AG 3

Nuevo

Mate, fular de seda salvaje y algodón. Blanco, mostaza y verde con pequeños detalles color caldero.

Más detalles

Solicitud de información

Mate, fular de seda salvaje y algodón

Mate, fular de seda salvaje y algodón

Contenido :

* Requerido

Cancelar ó 

110,00 € impuestos incl.

Ficha técnica

Medidas1,95 cm. x 53 cm mas flecos en los extremos.
ComposiciónAlgodón y seda
Consejos de lavadoLavar a mano en agua casi fría con jabón neutro. Sacudir ligeramente antes de tender y para planchar, utilizar la plancha suave.
AcabadosNudos cruzados en los extremos con flecos de 7 cm. en ambos lados.

Más información

Mate, fular con urdimbre de algodón y trama de seda salvaje.

La seda salvaje, seda tussah, es una fibra que procede de un gusano de seda libre, que al salir del capullo lo rompe, y lo que se hila es el resto del capullo una vez vacío, por lo que sus hilos no son tan largos como los de la seda. Es una fibra respetuosa con el medio ambiente: Se utiliza cuando la mariposa ya ha abandonado el capullo, por lo que no hay muerte de la mariposa.

Al hilar esta seda, resulta un hilo con pequeñas borras que le dan un aspecto ligeramente granulado al tejido. También es un hilo mate, pero la calidad, resistencia y propiedades son iguales que las de la seda del gusano de seda criado.

El resultado en el tejido es suave y de poco peso con un suave granulado en la textura que le da un aspecto realmente exótico. En este caso, la urdimbre es de algodón blanco, al que cubre totalmente la seda que es más fina; el conjunto es una tela delicada, suave y flexible, muy resistente y con ese tacto especial que tiene la seda.

El algodón hace que esta tela sea de más cuerpo y caída. La combinación de colores calabaza, blanco y marrón, recuerda los tonos del verano... El aspecto mate es otro atractivo más al conjunto de colores y textura.

La seda salvaje es una fibra de origen animal, por lo que tanto propiedades como cuidados deben ser especiales, y la durabilidad de la tela está garantizada.

El diseño del color va alternando los tonos utilizados con el blanco; verde hoja seca, calabaza y ciertos detalles de color caldero recuerdan al campo en verano,

Está tejido en tafetán, y lleva intercaladas sargas formando dibujos que interrumpen el tafetán, más liso. El tejido resulta especial por las pequeñas irregularidades del hilo de seda salvaje y choca la ausencia de brillo que le aporta un aspecto muy atractivo, que invita a sentir el tacto inusual a la seda salvaje natural.

Es un fular o chal que puede utilizarse tanto para vestir todos los días como para usarse en ocasiones especiales. La seda blanca no es blanca del todo, sino del color de la seda natural salvaje, un tono más marfil, que al ser mate sorprende al tacto por su suavidad.

Por su longitud, casi dos metros mas flecos a cada lado, puede utilizarse como tela para meditación. Las telas tejidas en telar manual son especialmente indicadas para ello: están tejidas con un diseño único, despacio, cuidando los detalles y hacen un conjunto muy confortable y agradable.

El proceso de tejido en telar manual es una actividad sostenible, más aún cuando utilizamos fibras textiles naturales. El trabajo de tejido es preparado con antelación eligiendo colores y materiales para crear piezas únicas y duraderas.

El único cuidado especial que requiere la seda natural al lavar, es que no debe mantenerse mojada más de 5 o 10 minutos; enseguida tender y secar a la sombra. Con mínimo cuidado este chal te puede acompañar mucho tiempo...

Es hipoalergénica, como

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escriba una reseña

Mate, fular de seda salvaje y algodón

Mate, fular de seda salvaje y algodón

Mate, fular de seda salvaje y algodón. Blanco, mostaza y verde con pequeños detalles color caldero.