Seleccionar página

Seguimos con el trabajo en el taller… y seguimos por el urdido, que es el proceso por el que se fijan en el telar los hilos de urdimbre, que durante el tejido se cruzarán con cada pasada de la trama.

Una vez elegidos los hilos,  que serán la urdimbre que se enrolla en el telar, ordenados según el diseño elegido, se comienza el urdido propiamente dicho.

Hay diferentes sistemas dependiendo del telar que se utilice, en mi caso utilizo el sistema directo, por secciones, directamente en el enjulio posterior (el rollo posterior del telar). Se enrollan tantos metros como se necesiten, en secciones de 2 cm. hasta llegar al total del ancho de la tela, de forma que cada sección tiene un mismo número de metros de longitud.

Todos estos hilos, están ordenados en par-impar y en ese orden y con la misma tensión, deben llegar hasta el final del proceso.

Urdido1

Ahora se “remeten” los hilos, uno a uno, con mucha atención, por los lizos…                           … y por el peine, en este caso, de ocho hilos por cm., siempre según el proyecto elegido.

remetido por los lizos

pasado por el peine

Una vez pasados todos los hilos, por fin se atan al rollo anterior del telar, desde donde se empieza a tejer… Ya está casi todo para empezar a tejer.

En el atado deben quedar todos los hilos de urdimbre igual de tensos, porque sino, produciría irregularidades indeseadas en el tejido.

Atado de la urdimbre

Y ya, muy impacientes, hay que llenar las canillas para la lanzadera con la fibra y el color elegido, para, por fin, empezar con el tejido…

Hay que preparar varias canillas, con más razón si la tela tiene la trama de varios colores… es un espectáculo todos los hilos preparados…

Canillas preparadas con la lana

            Pues ya solo queda… comenzar a tejer…

            Se puede dejar volar la imaginación…

Esta es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar