Seleccionar página

Muchos meses sin ninguna entrada… continúo donde lo dejé.

Llevo trabajando con el vellón de lana merina todo este tiempo y curioseando sus usos ancestrales y actuales.

hilado manual de vellón cardado.

hilado manual de vellón cardado.

Empiezo con el hilado manual del vellón de lana merina. Primera tarea necesaria para el tejido; posterior al esquilado, escarmenado, lavado, cardado y peinado del vellón.

Siempre he hecho mis telas con lana merina, tanto para la urdimbre como para la trama para el tejido en telar.

Pero el mundo de la lana merina se hace inmenso si se experimenta con el vellón directamente, en todas sus posibles presentaciones: tal y como queda recién esquilado, aún sin lavar y cardar; lavado y peinado, listo para utilizar; en forma de borra (el pelo más fino y más corto de la oveja que está más cerca de la piel), etc.

El vellón, si es de pelo suficientemente largo, se puede hilar con un huso o rueca. Y este es un proceso que requiere de mucha pericia para hacer girar el huso e ir girando el vellón hasta conseguir un hilo lo grueso y torcido que se precise… Hasta aquí todo claro. Ahora viene la práctica.

Una vez picada mi curiosidad con el hilado, traté de conseguir fabricar un huso con las cosas de casa: con un palillo de jugar a los palillos chinos, atravesé una castaña con un taladro manual y ese fue mi primer pequeño huso. Perfecto para empezar. Tiene peso, se puede hilar con él, pero la castaña que utilicé no tiene un volumen regular, por lo que desmonté un carro de madera y con una rueda, hice mi segundo huso. Funcionó mejor. pero ahora pesaba poco. El resto de husos que utilizo están hechos con tabla de pino con un orificio en el centro y palito de madera de haya.

 

Conseguí que no se me cayera el huso al suelo después de varias horas… es cuestión de tesón y paciencia. Ya podía hilar con cualquier huso; ahora tengo varios, todos caseros, pero siempre hay uno que es el preferido…

La idea era hilar mis propios hilos para tejer, con el color y el grosor necesario para la tela concreta que estuviera haciendo en el telar, de forma que ahora voy hilando según quiero la lana y según la voy necesitando; así obtengo colores únicos con la mezcla del vellón ya teñido y con la ayuda de unos cardadores manuales que van peinando y mezclando la lana para ser hilada.

Color albaricoque para hilar a mano.

Color albaricoque para hilar a mano.

Perfecto por ejemplo para hacer una bufanda y no reducir las posibilidades de ir tejiendo según el diseño y no ir adaptando el diseño de la pieza al color y el grosor de la lana de que se dispone, sino al revés: según es el diseño voy hilando el hilo de lana que voy necesitando y en la cantidad deseada. Todo un avance.

He llegado incluso a aceptar la tarea, ingente pero gratificante, que supone lavar y preparar un vellón recién esquilado de una oveja. Digo ingente por lo complidado y a veces engorroso… pero se acepta de buen grado por los resultados.

Tintes naturales e hilado manual con huso.

Tintes naturales e hilado manual con huso.

Y para dar color al asunto, con ella estoy experimentando el difícil mundo de los tintes naturales, con las plantas, hojas, flores, raíces y cortezas de los alrededores del valle en el que vivo. Tipo el vellón y estoy intentando hacerlo sin mordientes químicos! difícil labor… pero este es tema de otra entrada, aunque os adelanto algunos colores…

 

Cuando estás todo el tiempo manipulando el vellón en todos sus procesos,

le acabas cogiendo cariño.

Ahora toca tejer.

hilados-y-por-hilar_opt

Esta es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar