Archivo de la categoría: Fibras textiles naturales

Aquí puedes ir conociendo todas las fibras textiles naturales que utilizamos en el taller.

La lana, la lana merina.

La lana acompaña al hombre desde tiempos inmemoriales, y la ha utilizado para abrigarse.

La palabra lana sólo debe utilizarse para denominar el pelo de la oveja. Las otras fibras animales provienen del pelo de ciertas cabras, que por su finura o brillo, llegan a denominarse lanas. También es una fibra animal la seda, pero ese es otro tema.

Conviene hablar de la composición de la lana para entender bien cómo es una fibra tan versátil y confortable. Es una fibra de las denominadas protéicas o albuminoides, por ser esa la sustancia más abundante en su composición, sobre todo en la capa exterior del pelo de oveja. Esa es la diferencia sustancial que tiene con las fibras vegetales, que están compuestas de celulosa.

El pelo de la lana tiene una capa exterior que lo protege, y según cómo están dispuestas las pequeñas escamas que la forman, así será el carácter y el aspecto de cada lana. También es diferente la lana de cada parte del cuerpo de la oveja, o la de una oveja estante (de establo) o una oveja de montaña o trashumante.

La lana de oveja más fina es la lana merina, que procede de la oveja de raza merina. Es la que tiene las fibras mas finas.

Fibras para tejer.

algodón, lana en vellón o hilada, yute, restos de tejidos, rafia vegetal…

Desde que el esquilado, la lana lleva muchos procesos antes de ser utilizada para tejer o fieltrar. El lavado, limpiado de escorias y residuos vegetales, cardado, peinado, hilado y por fin el tejido. He tenido la oportunidad de hacer todo este proceso con la lana de una oveja entera, y es una transformación increíble desde que se ve el vellón recién cortado hasta que se hila o se hace fieltro. Constato que es una fibra muy versátil para la creación textil.

La lana merina es la que utilizo en el telar para hacer chales y bufandas y prendas de vestir de fieltro.

Entre sus más destacadas propiedades y características propias de la lana merina se encuentran:

  • La finura: El grosor de las fibras de lana se mide en micras, que pueden oscilar entre las 15 y las 85 micras. La lana merina normalmente va de 16 a 25 micras. Es muy suave al tacto. No pica la piel.
  • La flexibilidad y resistencia: es resistente al desgarro y admite sin rotura un estiramiento del 30% o 40%; húmeda un 60%. Esta razón hace que no se arrugue.
  • El brillo: también depende de muchos factores, pero va desde el noble, sedoso, de vidrio o mate.
  • Quemada deja una ceniza dura que se desmenuza como polvillo y desprende un olor característico a cuerno quemado. Es la prueba para comprobar la pureza de una lana.
  • Es higroscópica (propiedad de las fibras para absorber o exhalar humedad, según el medio en el que se encuentre.

Su comportamiento ante la humedad o el agua es muy peculiar: Es la fibra más higroscópica de las conocidas, pudiendo absorber un 40 % sin dar sensación de humedad al tacto. Es por esta propiedad por la que la eligen las personas que realizan actividades al aire libre. Aún con presencia de humedad, mantiene el calor del cuerpo. No se pega a la piel, por lo que la piel respira.

Detalle de bufanda tejida en telar manual con lana merina de mecha.

Detalle de bufanda tejida en telar manual con lana merina de mecha.

  • Es un perfecto aislante de la humedad y el frío exterior;

Con frío, retiene aire en el interior de la cámara de aire que crea entre sus fibras y mantiene el cuerpo caliente y aislado, siendo a la vez muy transpirable.

Cuanto más fina y rizada sea la lana, mayor es la cámara de aire que crea entre sus fibras, por lo que resultará mucho más aislante y cálida.

Con calor, absorbe y libera la humedad para mantener el cuerpo seco y fresco.

  • Es antiestática: no acumula electricidad estática como las fibras sintéticas.
  • Antibacteriana y a la vez bactericida: No absorbe los olores ni favorece el desarrollo de las bacterias que causan mal olor entre sus fibras.
  • Hipoalergénica, no provoca alergias. En contacto directo con la piel, favorece la circulación sanguínea.
  • Protege de los rayos ultravioletas (mucho más que el algodón o las fibras sintéticas), por la queratina de la que están compuestas sus finas fibras.
  • Ignífuga, arde sin llama y se apaga sola. Su alto contenido en hidrógeno y agua retarda la aparición de la llama; su punto de ignición es inferior a muchas fibras, por lo que además se hace ideal para su uso en la casa. No se derrite al arder como las fibras provenientes del petróleo; por lo que no provoca quemaduras y en su combustión no desprende ningún humo tóxico, que es el responsable de muchas intoxicaciones.

Cómoda, cálida, esponjosa y confortable como ninguna otra fibra natural y mucho más que cualquier fibra sintética.

CUIDADOS Y MANTENIMIENTO,

Bufanda de fina lana merina morada con lana mecha de colores.

Bufanda de fina lana merina morada con lana mecha de colores.

Fácil lavado y mantenimiento sencillo, porque la lana es resistente a las manchas y, al ser antiestática, no absorbe el polvo. Las prendas de lana se airean después de usarlas para que pierdan la humedad que tuvieran y los olores, para así evitar lavarla en exceso.

Se lava a mano en agua fría, con jabón neutro. No dejar en remojo más de 5-10 minutos. No variar la temperatura del agua bruscamente. No frotar; presionar suavemente bajo el agua y aclarar en abundante agua. No retorcer; dejar escurrir unos minutos y quitar el exceso de agua con una toalla seca. Extender en plano; si se trata de una bufanda o chal, tender en recto.

Observando estas reglas de lavado, las telas de lana merina pueden durar toda la vida.

Seca muy rápido.

No se arruga fácilmente; si hiciera falta planchar, planchar a temperatura media-baja sin vapor.

El mantenimiento también es sencillo.

Coser o arreglar cualquier desperfecto antes de lavar para que no se haga más grande.

Cuando no va a utilizarse por un tiempo, guardar limpia y seca en una bolsa que no sea de plástico. Necesita estar aireada.

USOS.

Después de su casi abandono con la aparición del algodón y las fibras sintéticas, hoy se valora esta versátil y útil fibra.

Es un recurso renovable y sostenible. Biodegradable, en su descomposición al aire libre, libera nutrientes que benefician al suelo.

Las personas que realizan actividades deportivas al aire libre utilizan prendas hechas con lana merina para llevar en contacto con la piel.

Se utiliza para aislar en la construcción y para el relleno de colchones y cojines.

FIELTRO

Una característica exclusiva de la lana es su capacidad fieltrante, osea, la facultad que posee, aun estando sus pelos desordenados, de formar una masa fibrosa imposible de desenredar, mediante la fricción manual en presencia de humedad suficiente y un alcalí (jabón casero), se convierte en una fibra denominada fieltro. Cuanto más fina sea la lana, mayor facilidad para fieltrar.

Espero no haberme extendido demasiado en este tema porque me apasiona; todavía se me habrá quedado alguna cosa en el tintero. Me parece importante dejar claras todas estas cosas relativas a la lana, para las personas interesadas en las fibras textiles naturales.

Os hablaré del fieltro en otra entrada, porque tiene mucho de qué hablar…

 

 

 

Lana merina para hilar, lana merina para fieltrar, lana merina para tejer…

Muchos meses sin ninguna entrada… continúo donde lo dejé.

Llevo trabajando con el vellón de lana merina todo este tiempo y curioseando sus usos ancestrales y actuales.

hilado manual de vellón cardado.

hilado manual de vellón cardado.

Empiezo con el hilado manual del vellón de lana merina. Primera tarea necesaria para el tejido; posterior al esquilado, escarmenado, lavado, cardado y peinado del vellón.

Siempre he hecho mis telas con lana merina, tanto para la urdimbre como para la trama para el tejido en telar.

Pero el mundo de la lana merina se hace inmenso si se experimenta con el vellón directamente, en todas sus posibles presentaciones: tal y como queda recién esquilado, aún sin lavar y cardar; lavado y peinado, listo para utilizar; en forma de borra (el pelo más fino y más corto de la oveja que está más cerca de la piel), etc.

El vellón, si es de pelo suficientemente largo, se puede hilar con un huso o rueca. Y este es un proceso que requiere de mucha pericia para hacer girar el huso e ir girando el vellón hasta conseguir un hilo lo grueso y torcido que se precise… Hasta aquí todo claro. Ahora viene la práctica.

Una vez picada mi curiosidad con el hilado, traté de conseguir fabricar un huso con las cosas de casa: con un palillo de jugar a los palillos chinos, atravesé una castaña con un taladro manual y ese fue mi primer pequeño huso. Perfecto para empezar. Tiene peso, se puede hilar con él, pero la castaña que utilicé no tiene un volumen regular, por lo que desmonté un carro de madera y con una rueda, hice mi segundo huso. Funcionó mejor. pero ahora pesaba poco. El resto de husos que utilizo están hechos con tabla de pino con un orificio en el centro y palito de madera de haya.

 

Conseguí que no se me cayera el huso al suelo después de varias horas… es cuestión de tesón y paciencia. Ya podía hilar con cualquier huso; ahora tengo varios, todos caseros, pero siempre hay uno que es el preferido…

La idea era hilar mis propios hilos para tejer, con el color y el grosor necesario para la tela concreta que estuviera haciendo en el telar, de forma que ahora voy hilando según quiero la lana y según la voy necesitando; así obtengo colores únicos con la mezcla del vellón ya teñido y con la ayuda de unos cardadores manuales que van peinando y mezclando la lana para ser hilada.

Color albaricoque para hilar a mano.

Color albaricoque para hilar a mano.

Perfecto por ejemplo para hacer una bufanda y no reducir las posibilidades de ir tejiendo según el diseño y no ir adaptando el diseño de la pieza al color y el grosor de la lana de que se dispone, sino al revés: según es el diseño voy hilando el hilo de lana que voy necesitando y en la cantidad deseada. Todo un avance.

He llegado incluso a aceptar la tarea, ingente pero gratificante, que supone lavar y preparar un vellón recién esquilado de una oveja. Digo ingente por lo complidado y a veces engorroso… pero se acepta de buen grado por los resultados.

Tintes naturales e hilado manual con huso.

Tintes naturales e hilado manual con huso.

Y para dar color al asunto, con ella estoy experimentando el difícil mundo de los tintes naturales, con las plantas, hojas, flores, raíces y cortezas de los alrededores del valle en el que vivo. Tipo el vellón y estoy intentando hacerlo sin mordientes químicos! difícil labor… pero este es tema de otra entrada, aunque os adelanto algunos colores…

 

Cuando estás todo el tiempo manipulando el vellón en todos sus procesos,

le acabas cogiendo cariño.

Ahora toca tejer.

hilados-y-por-hilar_opt

Lino, la fibra textil de siempre.

Hoy voy a poner en común muchos secretos de la fibra textil vegetal por excelencia: el lino.

Conocida y utilizada desde los principios de la humanidad, fue la fibra europea por excelencia, con la lana, hasta el siglo XVIII, en que hace entrada en Europa el algodón, que provoca que el lino inicie su decadencia. De su historia volveremos a hablar… Hoy es una fibra muy valorada por su brillo, su suavidad y sus propiedades.

El lino está formado por fibras largas que tienen una capa natural de cera vegetal del que surge un brillo sutil cuando es tejida. Esta gran longitud de sus fibras, hace que las telas de lino no se deshilachen fácilmente. Por eso se utilizan en telas para la casa, toallas, paños de cocina, caminos de mesa, etc.

Fibra muy lisa, hace que el tejido sea muy suave al tacto.

Es una fibra fuerte y con cierto peso, lo que hace que las telas de lino tengan una caída especial y un volumen característico.

El color natural del lino oscila entre el blanco opaco al marrón grisáceo, que depende tanto de la clase de lino como del proceso de preparación de las fibras y del tratamiento blanqueador a que se someta.

Es resistente a insectos, por lo que no es atacado por las polillas.

 

Tejiendo con lino…

Tejer en telar con lino es un poco diferente a otras fibras, y es porque el lino no es una fibra flexible, no se estira apenas, por lo que en el tejido hay que tener ciertas precauciones para mantener la urdimbre lo suficientemente tensa. Pero el resultado es impresionante!

Tela de lino

Una vez convertido en tela, en foulard, chal, vestido… Es importante conocer las propiedades, características y usos del lino llamado textil, del utilizado para el tejido, para poder sacarle el máximo partido y saber de su conservación.

Enumero algunas de ellas, las más importantes:

La tela de lino es muy transpirable. Elimina la transpiración al absorber la humedad corporal..

Absorción de la humedad: Absorbe y libera el agua rápidamente.  es capaz de absorber hasta un 20% de agua sin que por ello llegue a adquirir un tacto húmedo. Por ello se emplea mucho para tejer toallas. Secado muy rápido.

Son tejidos con propiedades antibacterianas, fungicidas, y resistentes a la radiación UV.

Hipoalergénico, no provoca alergias.

Antiestático, no acumula electricidad estática.

Propiedades aislantes: asegura frescor en verano y comodidad en invierno. Es característico de los tejidos de lino cierta sensación de frescura que se explica por ser buen conductor del calor.

Es termo-regulable, se adapta bien al clima.

Además tiene una gran resistencia a la abrasión y a los lavados, incluso en agua caliente, y es de gran durabilidad: «tejidos que duran toda la vida».

La resistencia a la rotura es el doble que la del algodón. Mojado es más resistente todavía.

Al ser un hilo con poca elasticidad, manifiesta una mínima deformación, que se corrige con el lavado y planchado.

Relajante, baja la temperatura corporal y relaja los músculos…

 

Para su uso, el lino…

Es una buena fibra para prendas de vestir e imprescindible en la casa.

En la casa, para uso decorativo (cortinas, manteles, colchas, alfombras, caminos de mesa, visillos…) y para uso diario y práctico (pañuelos, chales y foulares, paños de cocina, tapicería, toallas…)

 

Camino de mesa de lino

Se arruga con facilidad, pero es fácil de planchar en húmedo.

Son telas de secado rápido.

Son tejidos confortables, especialmente para el verano. Frescos al tacto.

No atrae el polvo, por lo que es ideal para el uso en la casa, visillos, cojines, plaids, caminos de mesa, manteles, colchas…

Se vuelve más suave con el uso. Las telas de lino color crudo o blanco, mejoran con los sucesivos lavados.

 

Consejos de lavado-planchado.

Lavar en agua fría, aunque el lino blanco acepta altas temperaturas.

Aconsejo tender al aire libre, a la sombra.

Planchar aún húmedo en todas las direcciones. No es necesario planchar hasta que esté seca la tela; puede colgarse en una percha aún húmeda después del planchado.

A la hora de guardarla para la temporada siguiente, debemos asegurarnos de que la tela está bien seca.

 

Se pueden decir muchas más cosas del lino, pero ya vendrán más entradas…